Genoveva Huerta, el mayor peligro para el PAN en el 2021

362

Carlos Gómez  / @gomezcarlos79
Cuando Genoveva Huerta fue designada por Martha Erika Alonso como la líder estatal del PAN, no lo hizo por su liderazgo, ni por su experiencia, ni por su capacidad para encabezar un proyecto propio.
No.
Su única virtud –para Martha Erika Alonso- era obedecer.
Martha Erika Alonso necesitaba mantener el control del PAN en su candidatura a la gubernatura y en su gobierno.
En ese proyecto la sumisión de Genoveva Huerta era perfecta para mantener el control del PAN.
Sin embargo, la muerte de la ex gobernadora cambió todo y Genoveva Huerta se quedó con un premio y una libertad inesperada.
El premio a la sumisión y a la obediencia lo obtuvo el día que murieron Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle.
En el camino Genoveva Huerta entendió que después de la debacle morenovallista le quedó en sus manos la dirigencia estatal y entendió que era un instrumento de poder y dinero.
Los últimos meses le sirvieron para asimilar su posición, para entender todo el poder y dinero que representa la dirigencia estatal del PAN y la ambición se apoderó de ella.
El PAN es un negocio perfecto.
El PAN sin el morenovallismo vale varios millones de pesos.
El PAN es una marca fuerte rumbo al 2021 –ante la debacle de Morena- y eso lo valora Genoveva.
Desplazó a las “panistas tradicionales”, las mandó a la congeladora y va por el control absoluto del PAN para poder “negociar” las candidaturas a las diputaciones locales, federales y, sobre todo, a las Presidencias Municipales.
Un negocio redondo.
Genoveva Huerta es una mujer ambiciosa y no soltará el PAN.
La vida la regaló una posición envidiable en estos momentos y atropellará a quien se le ponga en frente.
El escenario de las candidaturas y lo millones de pesos que pasarán frente a ella, no lo dejará pasar.
La autonombrada “jefa del PAN”, es igual a todas.
Sus intereses, su cartera, su beneficio personal y familiar va por encima de todo.
Lo único que no debe perder de vista la dirigente estatal del PAN, es que si quiere sobrevivir en esta nueva etapa, deberá aprender que puede negociar con todos, quedarse con buena parte del pastel, pero no podrá comerse todo.
Hoy la ambición de Genoveva Huerta es el peor riesgo para el PAN en el 2021.
Si es inteligente, entenderá que puede ganar más negociando con los panistas tradicionales.
Si sigue en el camino de la ambición, entonces podría perder todo –antes del 2021-.
** ** **
gomezcarlos79@gmail.com