Tiempos políticos violentos azotan a Puebla… sálvese el que pueda

369

 

Carlos Gómez / @gomezcarlos79
La demanda del Gobierno del Estado a la hija del rector de la BUAP, Alfonso Esparza, abrió un frente más en la guerra que tiene sin tregua con el gobernador, Miguel Barbosa.
Alfonso Esparza sabe responder, sabe que su fortaleza es el apoyo de los universitarios, pero éstos están confinados y no pueden, por ahora, mostrar su apoyo dentro y fuera de las aulas.
Pero la demanda ya traspasó el terreno del cargo, del ámbito político y llegó al punto más vulnerable: la familia.
La pelea entre el gobernador y el rector no tiene retorno.
En estos momentos el balón está en la cancha del gobernador, Miguel Barbosa, y su habilidad y olfato político le permitió inclinar la balanza a su favor.
Y justo cuando ese frente atraía todos los reflectores de la vida pública y política, al interior de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado estalló un inesperado “paro de labores”.
Justo cuando el gobernador Miguel Barbosa había dado su total respaldo a la estrategia de Raciel López por sus resultados en estas semanas al frente de la SSP.
Más de 930 detenidos de alta peligrosidad en pocas semanas, mil patrullas nuevas y una baja en la incidencia delictiva.
Todo parecía caminar bien al interior de la SSP.
Sin embargo, para el Gobierno del Estado el paro de labores de policías estatales tiene un fin político y la autora material e intelectual es la alcaldesa, Claudia Rivera Vivanco.
Otra de las enemigas del gobernador.
De ser cierta esa versión, sería la dura respuesta de la presidenta municipal de Puebla a las denuncias presentadas en su contra y de su hermana por la compra de despensas para apoyar a los poblanos ante la pandemia del Covid19.
Si Claudia Rivera tiene la capacidad de “parar” la SSP, entonces el Gobierno del Estado tiene un rival de peso en frente.
Por eso resulta interesante el juego político actual, en donde ya no se busca quién lo hace, sino quién lo pague.
Son tiempos políticos violentos en plena pandemia del coronavirus.
Y como dice el clásico: vienen cosas peores.
Sálvese el que pueda.
** ** **
gomezcarlos79@gmail.com