Reza Emilio Juma presenta su libro “Mil Besos, Sueño Mediterráneo” en la UPPue

124

Redacción

Este lunes 9 de septiembre, el escritor Reza Emilio Juma, compartió de viva voz la experiencia que ha vivido de su libro «Mil Besos, Sueño Mediterráneo», a estudiantes de la Universidad Politécnica de Puebla (UPPue), como parte de las actividades culturales que desarrolla la institución.
El también autor de “El Legado del príncipe de Cachemira” que ha sido multigalardonado, deleitó con su sutil pasión a la escritura cómo nació su obra “Mil Besos, Sueño Mediterráneo”, despertando el interés de quienes asistieron a dicho evento.
Cabe mencionar que la presentación del escritor nacido en Toronto, Canadá corrió a cargo de la rectora de la Universidad, la maestra Mayra Angélica Sánchez García, de quien dijo que Reza no sólo es un brillante escritor, sino también periodista y filántropo.
“Reza Juma se licenció en Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas en la Universidad de British Colombia en Canadá”, y destacó que ha trabajado en le ámbito académico como profesor investigador.
Mencionó que el escritor desde muy joven sintió la necesidad de ahondar su bagaje cultural y espiritual y comenzó a viajar por todo el mundo. “Recorrió más de cincuenta países, estudiando sus culturas, con el fin de ensanchar su visión universal y abrir puertas a su imaginación, llave maestra de sus creaciones literarias”, expresó Sánchez García.
Al tratar del tema del libro, la rectora de la UPPue mencionó que “Mil Besos” es una aventura onírica y romántica vertebrada en el esoterismo de los sueños y la obsesión de encontrar el verdadero amor.
Por su parte, Reza Emilio detalló ante un nutrido grupo de estudiantes que se dieron cita en la Biblioteca de la Universidad, que por más de cinco años antes de escribir su obra, decidió embarcarse en una loca aventura en la búsqueda de un sueño que para el tenía forma de novela, pero que no vio su fruto hasta el 2014 cuando la llegó a publicar en España.
Recordó que ante la crisis que azotaba el país Ibérico, decidió en el 2012, probar suerte en México y curiosamente, llegó expresamente a Puebla, una ciudad que considera majestuosa y con el mayor patrimonio de todo el país. Pero la suerte no le sonrió y después de pasar momentos muy turbios, terminó en la selva de la costa de Oaxaca, en la Universidad del Mar, dando clases de Ciencias Marítimas e Idiomas.
Fue ahí, donde dijo, pasó hasta diez horas al día pegado a la escritura, gracias a la tranquilidad del lugar que lo incentivaron a plasmar con mayor claridad ideas, memorias personales, amores y desamores, los cuales terminaron por ver su fruto en una novela de ficción de más de trescientas páginas.