Pronto Néstor Camarillo estará a las órdenes de Barbosa y lejos de Lalo Rivera

285
Foto: Alejandro Rodríguez

Carlos Gómez / @gomezcarlos79
Andrés Manuel López Obrador dará un golpe político brutal al aniquilar, desde ahora, la alianza del PRI, PAN y PRD para dejarle el camino libre a Morena en las elecciones del 2024.
Sabe que Alejandro Moreno “Alito”, el líder nacional del PRI está acorralado y con un pie en la cárcel, por lo que aceptará cualquier condición que le ponga AMLO para no ser enviado a una prisión.
No es causal la suspensión de los audioescándalos que tenía ya listo para exhibir, Layda Sansores, gobernadora de Campeche, ni el abrazo que le dio el secretario de Gobernación y unas de las “corcholatas” de AMLO, Adán Augusto.
De pronto, Alito dejó de ser el payaso de las cachetadas del Gobierno Federal a cambio de obediencia plena y de salvarse de ir a prisión.
Alito Moreno no tiene salida y deberá agachar la cabeza y obedecer ciegamente al presidente Andrés Manuel López Obrador para sabotear la alianza con el PAN y que el PRI vaya solo o como aliado de Morena en el 2024 para crear el llamado “PRIMOR”.
Esa jugada maestra de AMLO tendrá repercusiones inmediatas en Puebla en donde pronto veremos a Néstor Camarillo alejarse del presidente municipal, Eduardo Rivera, y ponerse a las órdenes de inmediato del gobernador, Miguel Barbosa, del senador, Alejandro Armenta, o del diputado federal, Ignacio Mier.
El PRI no tiene peso político suficiente para derrotar al PAN o Morena en el 2024 a nivel nacional y local, por lo que será un aliado más de AMLO.
El PRI no tiene mayores opciones.
** ** **
gomezcarlos79@gmail.com