Por tres monedas

158

Por José Antonio de la Vega Moreno

Sucedió en Cuetzalan.

Triste historia la del panista de cepa Juan Macías Aparicio.

Aspiraba a la candidatura a la presidencia municipal y por tres monedas que lo hacen a un lado.

Genoveva Huerta, su líder, lo cambió de acuerdo a unas versiones que difundiera –el periódico digital E-Consulta- en la propia voz de la priista Esperanza Hernández Landeros, quien presumiblemente pagó para que le otorgaran la candidatura por el PAN rumbo a la elección del 6 de junio.

La “Jefa” –como la conocen los panistas a Genoveva Huerta- tendrá que explicar estas versiones políticas financieras en el municipio de Cuetzalan.

Porque de ser cierto y de comprobarse, la líder panista y la priista –transformada en blanquiazul- habrán caído en un delito grave que se paga hasta con cárcel.

Tanto Genoveva Huerta como Esperanza Hernández tendrán que aclararlo de inmediato.

Mientras tanto, Juan Macías Aparicio, se le escucha tararear una canción que por allá en los años 70tas Vicente Fernández la hiciera todo un éxito.

Claro está, se la debe estar dedicando a Geno.

Por Tres Monedas.

Que su letra va así:  “Por tres monedas, por tres monedas, me cambiaste, por tres monedas. Amor de pobre que poco vale no hay quien lo quiera”.

Lamentable.

***

Chelis a MORENA.

José Luis Sánchez Solá dio a conocer su adhesión al partido Movimiento de Regeneración Nacional.

Debe entender este entrenador de futbol exitoso y comentarista deportivo polémico, sin duda, que las canchas como la del estadio Cuauhtémoc o la del Azteca, no son lo mismo que los partidos políticos.

O que no es lo mismo vestir cinco o diez camisetas de distintos equipos, que ir del PRI, al PANAL y ahora MORENA.

La gente no te ve igual.

Tú no te ves igual.

José Luis Sánchez Solá, nadie le quita lo exitoso en el terreno de juego, es muy motivacional.

Pero quién le explica al “Chelis” que la política no es patear una pelota de futbol.

Que él no dirigirá a once jugadores que acaten su instrucción y su táctica de juego.

Que él será ahora, a quien lo muevan y utilicen según convengan las circunstancias políticas.

Ser un personaje mediático no es sinónimo de triunfo, ni mucho menos que lo hará bien.

Ejemplos: En Morelos un gobernador como Cuauhtémoc Blanco por los suelos. En la CONADE, Ana Gabriela Guevara acusada de fraude, desvío de recursos y de no apoyar al deporte nacional.

Vamos, Emilio Maurer diputado local, sin pena ni gloria en la legislatura local. Qué ha hecho.

Ojalá las cosas sean distintas con José Luis Sánchez Solá.

Aunque lo dudo, apuesto en Caliente.