Necesario limpiar de delincuencia todos los mercados de Puebla, incluido La Cuchilla; Barbosa

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, pidió no poner más pretextos para limpiar y ordenar todos los mercados, incluido La Cuchilla, donde se llevó a cabo un operativo tras la desaparición de una pareja. Incluso, el mandatario advirtió que “con el ayuntamiento o sin el ayuntamiento” se tiene que trabajar para evitar la delincuencia al interior de estos centros de abasto.

En este tenor, Barbosa Huerta añadió que todos los mercados municipales del estado, incluidos los de la capital, tiene que estar custodiados por la Policía Municipal,

“Hay que limpiar ese mercado de La Cuchilla y hay que limpiar todos los mercados, así que nadie piense que es un asunto de horas para empezar nuevamente a poner en posesión de los locales y bodegas a las mismas personas que delinquían

Todos los mercados municipales en el estado tienen que estar custodiados por las Policías Municipales, todos, son quienes ahí establecen su actividad policial, inclusive, los ayuntamientos nombran administradores de dichos mercados”, añadió.

El mandatario abundó que esta situación que se vive en la capital de tener a mercados inundados de delincuencia es un asunto que hay que corregir entre los órdenes de gobierno, pero sobre todo por los ayuntamientos dejando de lado los “pretextos”.

“Vamos a enfrentar esta situación con el ayuntamiento o sin el ayuntamiento, si es que no quiere enfrentar este asunto como luego suele ocurrir, pero eso sí digo, es gravísimo que un mercado sea el lugar de distribución, drogas y armas, un centro delincuencial.

Vamos a revisar los otros mercados, no podemos ser omisos ante esta realidad tan fuerte, delicada y riesgosa”, añadió.

Tras el cateo a La Cuchilla, mercado donde se decomisó droga, armas, automóviles con reporte de robo, armas y hasta una persona puesta a disposición de las autoridades correspondientes.

Previous article54 infracciones por no respetar los parquímetros: Rivera Pérez
Next articleInsuficientes los abrazos; hay más balazos