Magistrado Joel Sánchez Roldán y el Clero Poblano hacen mutis ante sustracción de menor

 

Por. Mayra Sánchez G.

Guadalupe Palacios Carrasco acompañada por la Dra. Margarita Palomino Presidenta Estatal del Colectivo 50+1 capítulo Puebla, denunció violencia y graves omisiones jurídicas de las que ha sido víctima en el proceso de recuperación de su menor hija.
Experiencia amarga es la que ha vivido Lupita durante 4 años, luego de que Alberto Zapata Sánchez, cobijado como locutor de Radio Sol F.M. de Atlixco Puebla, el pasado 4 de junio de 2018 sin orden judicial y acompañado por agentes de la policía ministerial sustrajeron a su menor hija pese a que la guarda y custodia la posee Guadalupe, la madre.
El antecedente es los nueve años de violencia en los que vivió Lupita Palacios con el “influyente” comunicador José Alberto Zapata Sánchez, y este último entregó la guarda y custodia de sus dos hijas ante la Clínica del Maltrato del DIF de Atlixco, con fecha 11 de agosto de 2016.
Pese a la ratificación ante un juez federal, el pasado 4 de junio de 2018, el comunicador Alberto Zapata, Maura Judith Sánchez del Razo y Jeovanni Zapata Sánchez, acompañados por dos agentes de la policía ministerial -sin orden judicial- sustrajeron a la menor con uso de la fuerza.
El viacrusis para Lupita no ha tenido tregua; pese a la instrucción que obra en el expediente 676/2018 donde afirma que “José Alberto Zapata entregue a la menor a su madre”, absurdamente el Juez Luis Herrera le ordena a Lupita que “presente a la niña mayor para que conviva con el padre, a pesar de existir pruebas de que la niña fue sustraída con lujo de violencia. Ante tal incongruencia del juez Luis Herrera que pareciera actuar con dolo, la madre de la menor interpuso el amparo 587/2019 ante el Juzgado de Distrito en materia de Amparo Civil, donde se ordena “dejar sin efecto este acuerdo y, ordena al Juez de Atlixco que José Alberto Zapata el padre de la menor sustraída la entregue a su madre”.
Ahora bien, esto no ocurrió, pues hasta la fecha se desconoce el paradero de la menor. Sólo existe el testimonio de la pequeña externado en una diligencia donde afirma que está viviendo en casa del “tata”, diminutivo con el que las niñas llaman al sacerdote Lucio Sánchez del Razo y familiar de las menores, también es responsable de la Parroquia de San Felipe Hueyotlipan y evidentemente protector del comunicador.
¿Quién está detrás de todo esto?
El tráfico de influencia de las que goza el presunto comunicador, vía el clero, e instancias estatales han venido enturbiando la defensa de Guadalupe en la recuperación de su menor hija. Si bien es cierto que, el hecho de sustracción ilegal de la menor es gravísimo, hasta hoy el paradero de la niña se desconoce. Es claro el documento que se presentó ante el Consejo de la Judicatura donde se señaló al magistrado Joel Sánchez Roldán como visitador y “quien no ha tomada cartas en el asunto de acuerdo a la ley”.
La SEP informó al juzgado que no existe la inscripción de la niña en ninguna escuela del estado, de este hecho se infiere no sólo la violencia a sus derechos fundamentales por parte de quienes la tienen sustraída y violentan también el artículo tercero constitucional que hace referencia al derecho a la educación; así como violentan las disposiciones que la instancia federal han instruido y que ya causó ejecutoria y, para su cumplimiento se ha aplicado diversas acciones que hasta hoy no han tenido resultado favorable pues, al no hacerse efectivas, pareciera que las autoridades estatales se encuentran en contubernio para justificar su falta de ejecución.
Finalmente, a tres años y medio de la ejecutoria federal, no se ha concretado la entrega de la menor de tan solo nueve años de edad. Si bien es cierto que, la ley es clara, la serie de omisiones de las diferentes instancias deben ser sancionadas. Por lo pronto, la inejecución de una orden federal por parte del juez Luis Herrera, juez civil de Atlixco, sin duda alguna debe ser castigada con la privación de su cargo. Para los agentes que participaron en la sustracción de la menor existe ya una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción bajo la causa 18/2020, pero que hasta hoy ser encuentra empantanada.
Al desconocer el paradero de la menor, estamos hablando de una sustracción, por lo que la madre afectada solicitó activar la ALERTA AMBER, y las autoridades NO la han emitido. La pequeña está desaparecida, puesto que “en los momentos en que se ha solicitado el apoyo de la policía preventiva para el cateo de algunos casas siempre se escudan bajo múltiples escusas” (sic) y en el caso de un posible cateo a la Parroquia de Jesús de San Felipe Hueyotlipan, al ser un edificio federal ha sido inexistente.
Existe un documento emitido por el Poder Judicial, dirigido al Consejo para la Tutela de Menores y Adultos Vulnerables de la Arquidiócesis de Puebla, firmado por la Abogada Griselda Méndez Ibarra, y de fecha 29 de noviembre de 2021, con número de expediente 987/2021 pero sin número de oficio (¿?) y que dice
“En cumplimiento a la orden por proveído de esta fecha, en el expediente al rubro indicado, relativo al PROCEDIMIENT FAMILIAR PRIVILEGIADO DE GUARDA Y CUSTODIA, propuesto por GUADALUPE PALACIOS CARRASC en contra de JOSÉ ALBERTO ZAPTA SANCHEZ, respecto a la mejor de iniciales M.C.Z.P […] se ordena girar atento oficio al “Consejo para la Tutela de Menores y Adultos Vulnerables”, a fin de solicitar que en el término de TRES DÍAS, contados a partir del día en que sea entregado el oficio en mención, INFORME a esta autoridad si en la casa parroquial de la Iglesia de San Felipe de Jesús Hueyotlipan, de la ciudad de Puebla, […] M.C.Z.P y en caso de ser así, el motivo por el cual se encuentra en dicha casa parroquial, así como la persona que está a su cuidado; haciendo de su conocimiento que retención de la menor M.C.Z.P, por parte de cualquier persona, en un domicilio distinto al de su señora madre, debe ser considera (da) un acto ilícito para todos los efectos legales correspondientes…”.
Hasta el momento, no ha habido respuesta. Sólo nos resta esperar el resultado de la audiencia a la que fue citada Guadalupe, en punto de las 10.30 am en Atlixco Puebla y que las instancias estatales hagan su trabajo o, se acuda nuevamente a la federación.
Es cuanto. Al tiempo.
@mayrusmayrus7

Previous articleCuando el ser humano se quedó sin cola 
Next articleAmbulantes no han entregado padrón para acordar permisos en el Centro Histórico