Los taxis pirata ¿una mafia necesaria en Puebla?

Jesús Lemus / @chucho_lemus1

Hay que reconocer algo, el tema de los taxis pirata en Puebla no es novedad en el estado.
La novedad es que esta mafia ha crecido en los últimos años.
Cuentan los que saben, que la mafia creció en la gestión de Guillermo Aréchiga Santamaría y esta se reforzó durante el paso de Elsa Bracamonte González.
Hoy los taxis pirata están muy organizados y saben operar a la perfección su mafia en la zona de El Periférico Ecológico.
Tienen flotillas.
Tienen radiocomunicadores.
Tienen celulares.
Tienen halcones que los alertan de operativos.
Incluso, los automóviles que brindan su “servicio” no tienen placas o son placas foráneas.
Cobran cuotas de 10 hasta 40 pesos.
Ya saben a quién darle su mochada cuando hay operativos.
En fin, como dije arriba, son una mafia.
¿Sin embargo, son una mafia necesaria?
Por qué pregunto lo anterior: Pues en la zona donde operan estos taxis clandestinos no hay el suficiente transporte público para trasladar a los poblanos.
Es por eso, que los poblanos se ven obligados a pagar los 10 o 40 pesos por persona para su traslado.
El reto de Omar Álvarez Arronte, es acabar con la polémica de los taxis pirata.
Como dije arriba, el servicio clandestino fue heredado por Aréchiga y Elsa Bracamonte.
Álvarez Arronte sabe que todavía tiene células cancerígenas en la Secretaría de Movilidad y Transporte, que sino extirpa, solo provocará que los taxis pirata sigan operando.
Ojalá que el proyecto de la línea 4 del sistema RUTA y que abarcará la zona de Periférico Ecológico, acabe con esta “mafia necesaria”, que tarde o temprano provocará una tragedia como la ocurrida en Atlixco hace dos semanas.
Hasta aquí mi reporte.

Recuerden escribir a chucholemus58@gmail.com
También sígannos en Twitter, Facebook, Instagram y TikTok como @farodigitalpue.

LA FRASE
“Todo hombre tiene su precio, lo que hace falta es saber cuál es”.
Joseph Fouché

Previous articleMujeres apoyan a Sheinbaum
Next articlePor cumplirse la pavimentación de 1 mil calles en Puebla: Eduardo Rivera