Lalo Rivera no trae una varita mágica para resolver todos los problemas

171

Juegos de Azar

Algo que todos debemos tener en claro es que la ciudad de Puebla no cambiará de un día para otro.
El próximo 15 de octubre, cuando tome protesta Eduardo Rivera, van a empezar a cambiar las casas.

Pero es tan grave el problema de los ambulantes, la falta de obras, servicios y la inseguridad que será difícil revertir la situación en el corto plazo.

Así que el cambio deberá ser gradual, pero sin detenerse.

Eduardo Rivera tiene todo el apoyo del gobernador Miguel Barbosa para hacer la limpia de ambulantes del Centro Histórico y mejorar de inmediato la seguridad.

Eso será fundamental para el cambio que requiere la ciudad que, sinceramente, se cae a pedazos.