Infancia de Frida Khalo es llevada al teatro

854

 

Y les estoy hablando de Magdale­na Carmen Frida Kahlo y Cal­derón, mejor conocida como Frida Kahlo, una de las pinto­ras más influyentes de México. Ella na­ció el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, Ciudad de México, y este 2022 se con­memora que cumpliría 115 años.

 

Las aventuras de Frida es la nueva puesta en escena que abrió telón en el Nuevo Teatro Silvia Pinal, donde con alfombra azul y toda la cosa desfilaron personalidades como: Juan Soler, Joan­na Vega-Biestro, Eugenia Cauduro, Pi­lar Boliver, así como las herederas de Kahlo, quienes avalan el montaje con cinco años de preparación.

 

Otra de las personalidades asistentes a este estreno fue Elisa Carrillo Cabre­ra, bailarina y embajadora de la cultura en México, quien se sacó fotos con todo mundo, con una humildad que de ver­dad ya la quisieran muchos peleles que salen tantito en la tele y ya se ponen len­tes negros para que no los reconozcan.

 

Esta obra cuenta con aprobación y asesoría por parte de la familia Kahlo y está llena de información que ellos mismos han proporcionado sobre es­ta icónica figura mexicana. Fue escri­ta por Fer Vati, Bea Sánchez, Conchi León y Alonzo Mercado, está dirigida por Anahí Allué (Torch Song, The Prom), una obra infantil basada en una de las mayores exponentes del arte en nuestro país y en el mundo. El elenco lo integran Lisset (Matilde/Bruja Nahualli) quien al­ternará funciones con Allúe, Ana Pa­mela (Frida), Ari Albarrán (Chang), Juan Carlos Medellín (Rikondo), Amorita Ras­gado (Nana), Iván Carvajal (Xolo) y Ós­car Piñero (Granizo).

 

Mara Romeo Kahlo y Mara de Anda Romeo, sobrina nieta y sobrina bisnieta de Frida Kahlo, van también como pro­ductoras asociadas. Estuvieron presen­tes junto con el productor Alonzo Mer­cado y han llevado a escena algo que de repente se olvida de las grandes figuras en el mundo, muy aparte de sus logros profesionales, pues la puesta en escena muestra la etapa de la niñez de Frida, donde aparecen tres simpáticos amigos creados por ella y su imaginación: Xolo, Granizo y Chang. Parte del mundo má­gico creado para Frida en esta obra está inspirado en el Popol Vuh, el libro sagra­do de los mayas.

 

La historia inicia así: un día, mien­tras la pequeña Frida juega con su dia­rio y sus juguetes en el jardín de su casa en Coyoacán, su madre Matilde la man­da a llamar, pues está por comenzar a llover. La pequeña se molesta porque de­sea pasar más tiempo fuera y, a regaña­dientes, sale corriendo, castigada, hacia su habitación, dejando tirado su diario en el patio. Una vez en su habitación y gracias a la ayuda de su nana, busca el modo de escapar al aburrimiento por la puerta de su imaginación. Frida se em­barcará entonces en una gran aventu­ra, acompañada de unos muy peculia­res amigos, para recuperar su diario, el cual cree fue robado por la malévola bruja Nahualli.

 

¡Papás! tienen que llevar a sus hijos a ver esta obra de teatro, en vez de sacar­los el fin de semana y llenarles la pan­za de dulces y palomitas. Salgan con ellos y déjense envolver por esta mági­ca experiencia, en la cual conoceremos mucho sobre esta mujer, pero también un proyecto que habla de los valores de la amistad, la confianza, la familia y el amor propio, que ya se ve poco.

 

Durante la obra hay varios números con canciones como: Tú y yo, Soy Na­hualli, Invencibles y Volar sin frenos.

 

Así como muchos niños sufren todos los días bullying, ella también lo padeció de niña cuando sus compañeros le de­cían “Frida pata de palo”, a raíz de ha­ber tenido polio. Aun así, creció y gra­cias a su fuerza interior y enorme talen­to es hoy en día una de las artistas más importantes de la historia.

 

“Pies, ¿para qué los quiero?, si tengo alas pa’volar”, solía decir quien trascen­dió de esta vida el 13 de julio de 1954.

 

MAGDALENA CARMEN FRIDAKAHLO CALDERÓN

 

Nació el 6 de julio de 1907 en Ciudad de México, en la casa que fuera propiedad de sus padres desde 1904, y que hoy se conoce como la Casa Azul.

 

Hija de Wilhelm (Guillermo) Kahlo, de ascendencia alemana, y de la mexi­cana Matilde Calderón, Frida fue la ter­cera de cuatro hijas de este matrimonio. Matilde y Adriana, fueron las mayores y Cristina, la menor.

 

A los 18 años, el 17 de septiembre de 1925, Frida tuvo un trágico accidente. El autobús en el que viajaba fue arro­llado por un tranvía. Las consecuen­cias para ella fueron graves: fractura de varios huesos y lesiones en la espina dorsal. Debido a la inmovilidad a la que se vio sometida varios meses, Frida co­menzó a pintar.

 

Frida es mundialmente conocida por haber pintado alrededor de 55 autore­tratos, ¿pero sabías que su primera pin­tura no fue un retrato? Su primera pin­tura se llama Charola de Amapolas, que se la dedicó a una tía muy querida.

 

La columna de esta semana ha terminado pueden ir en paz.

 

Contacto: director@revistapuebla.com y @RayZubiri en todas las redes sociales.