Debe haber pena máxima para asesinos de estudiantes y conductor de Uber: MBH

1283
Foto: Melanie Isahmar Torres Melo


A un año del asesinato de los estudiantes de medicina de la BUAP, UPAEP, y un conductor de Uber, el gobernador del estado de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, aseguró que su administración mantiene seguimiento al caso y se buscará que los autores materiales de este crimen sean sentenciados con la pena más implacable.

En conferencia de prensa virtual, Barbosa Huerta recordó que ya se encuentran detenidos los responsables materiales e incluso el jefe de la banda involucrada en el crimen, quienes actualmente continúan sujetos a proceso para recibir sentencia.

«Se cumple un año de este horrendo crímen cometido en agravio de tres estudiantes de medicina y el conductor de Uber, un hecho abominable, un hecho de violencia», lamentó el mandatario estatal.

En este sentido, Barbosa Huerta señaló que su administración buscará que se castigue con el máximo rigor a los responsables de asesinar a estos cuatro jóvenes.

«Estamos poniendo toda la atención para que la sentencia se la más implacable, la más rigurosa», enfatizó el mandatario estatal, quien a su vez asumió que el compromiso de las autoridades es mejorar la seguridad pública en todos los municipios.

Cabe la pena recordar que el 23 de febrero de 2020 Ximena Quijano Hernández, José Antonio Parada Cerpa y Francisco Javier Tirado Márquez, acudieron al carnaval de Huejotzingo con otros amigos, y por la noche solicitaron el servicio de Uber para regresar a Puebla.

Fue entonces que José Emmanuel Vital Castillo recogió a los tres estudiantes y emprendieron el viaje de regreso, sin embargo, como muchas de las calles principales se encontraban cerradas, el conductor de Uber tuvo que recurrir a la periferia del municipio, donde presuntamente fueron interceptados por una banda de delincuentes que les arrebató la vida.

Fue la mañana del 24 de febrero cuando los cuerpos de los cuatro jóvenes fueron hallados en Santa Ana Xalmimilulco, y a partir de ahí de desató toda una movilización estudiantil para exigir justicia por el asesinato de los jóvenes, dos de ellos originarios de Colombia y uno del estado de Veracruz.

Pocos días después tres sujetos fueron detenidos por el asesinato de los jóvenes, y en noviembre de 2020 cayó el líder de la banda, todos ellos han sido vinculados a proceso por el crímen y actualmente continúan en la cárcel a la espera de recibir sentencia condenatoria.