¿De quién es responsabilidad disminuir los indices de feminicidios en el país?

226

Jesús Lemus / @chucho_lemus1

En los últimos días tomó fuerza por diversos sectores de la sociedad la campaña de El NUEVE NINGUNA SE MUEVE, #UN DÍA SIN NOSOTRAS, a raíz de la violencia de género que sufren las mujeres y que en ocasiones terminan de feminicidios.
Admito que estoy a favor de esta campaña que se hará un día después del 8 de Marzo, cuando se conmemora el Día Internacional de la Mujer.
Sin embargo, platicando con mujeres sobre esta campaña me hicieron observaciones que son razonables sobre este paro nacional que se realizará en diversos estados del país.
¿Realmente las mujeres se sumarán a este movimiento?
¿Después de la marcha se acabarán los feminicidios?
¿Por qué los políticos legislan por coyuntura en Puebla y México, cuando los feminicidios no son de ayer, sino tienen varios años?
¿El gobierno es el responsable de fomentar la cultura de la civilidad para evitar los feminicidios?
¿Qué pasa con el sistema de justicia penal y las cifras reales sobre las sanciones de cárcel por este delito?
Reitero, son cuestionamientos que me platicaron algunas mujeres y que lamentablemente tienen razón en pensar de esta manera.
Hay que admitir que vivimos en una sociedad, que en la mayoría de casos, los hombres se caracteriza por ser machistas y tratan de imponer una ley de superioridad ante ellas, cuando hombres y mujeres tenemos los mismos derechos.
Es de celebrarse que universidades, empresas y gobiernos de los distintos niveles respalden el movimiento, pero estos mismos ya analizaron los problemas internos que tienen en sus áreas, donde seguramente las mujeres viven un grado de violencia de género.
Es cierto que el gobierno está obligado a diseñar e impulsar políticas públicas que permitan una sana convivencia entre hombres y mujeres para evitar escenarios lamentables como el feminicidio, pero tampoco debemos olvidar que los valores en casa son vitales para crecer en una sociedad de iguales y sin discriminación.
Considero que la marcha (la cual apoyo) sí concientizará sobre esta problemática social en Puebla y el país, pero no será el antídoto para acabar con los feminicidios que hoy demuestra la sociedad tan podrida en la que vivimos.
Tampoco servirá de nada tener penas de hasta 70 años de cárcel en contra de los presuntos feminicidas, sino existe un sistema de justicia penal que brinde certeza a los familiares de víctimas de homicidio de mujeres.
En esa corresponsabilidad, insisto, también se debe incluir a otros sectores de la sociedad, pues si bien condenamos el asesinato de Ingrid Escamilla y la pequeña Fátima, que hacemos nosotros para inculcar valores sobre los mismos derechos que tenemos mujeres y hombres, sin importar la raza o la condición social.
Hasta aquí mi reporte.
Recuerden escribir a chucholemus58@gmail.com

LA FRASE
“Una mujer segura es la inseguridad más grande de un hombre”.
Anónimo