Ahora transexual denuncia discriminación en Smart Fit

3874

SDP Noticias

A pesar de que cada junio más empresas modifican sus logotipos para ponerles los colores de la bandera del Orgullo LGBTI, o lanza productos especiales e inclusive anuncian nuevas políticas de inclusión a la diversidad sexual, los casos de discriminación por parte de la iniciativa privada siguen haciéndose presentes.
Esta vez, la víctima de uno de estos casos es Paulina Malagón, una joven trans que declaró estar sufriendo discriminación en el gimnasio al que acude, una sucursal ubicada en Xochimilco, de la cadena Smart Fit.
Fue a través de Facebook que Paulina expuso su caso y compartió una copia de la carta que dirigida a la empresa; en ella detalla que desde hace más de un año es usuaria de la sucursal y que todo había estado bien hasta que informó al personal sobre su transición y este resolvió que tendría que continuar utilizando los vestidores de hombres o, el destinado para personas con alguna discapacidad.
A consecuencia de esto, Paulina se ha visto expuesta a “miradas lascivas y burlas en los vestidores de hombres”, además de no poder hacer pleno uso de las instalaciones pues no entra a las regaderas ni se cambia en el lugar para no exhibir los cambios que su cuerpo está teniendo como respuesta a la terapia de remplazo hormonal.
En la misiva con la que Malagón expone su caso, hace mención de su derecho a la identidad establecido en el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y el derecho a no ser discriminada en razón de su género y/u orientación sexual.
Adicionalmente, el activista Alaín Pinzón compartió la historia a través de Twitter y mencionó que además de la situación con el uso de las instalaciones, ahora el personal está solicitando a Paulina que porte y muestre una identificación oficial para entrar al gimnasio, requisito que no existe para el resto de miembros.

Aseguran no discriminar, pero no dan solución
Luego de que el caso alcanzara notoriedad gracias a que decenas de personas, entre ellos activistas e influencers, lo retomaran para llamar la atención de la empresa, Paulina recibió una respuesta, pero su ambigüedad no brindó una solución.
En el mensaje, se asegura que Smart Fit “no tolera” ningún acto de discriminación, sin embargo, no dejan escrito que tiene derecho a utilizar el baño y vestidor de mujeres.

Fuente: SDP Noticias