Mujer se suicida tras difusión de video sexual suyo en la empresa donde laboraba

14832
Compartir

 

Verónica, trabajadora de una fábrica de camiones ubicada en el este de Madrid, España, se suicidó tras la difusión de un video sexual que hizo una expareja de la misma empresa.

La mujer de 32 años, madre de dos menores de edad, uno de nueve meses y otro de cuatro años de edad, quien laboraba como carretillera en la fábrica de camiones CNH industrial de San Fernando de Henares, se suicidó el viernes tras renunciar a su trabajo.

La difusión de un video sexual es un delito contra la privacidad que viola la normativa respecto a la protección de datos en España. El material en cuestión lo viralizó a través de un grupo de WhatsApp una expareja de Verónica de la misma empresa con la que sostuvo una relación hace más de cinco años. El noviazgo acabó, la hoy fallecida se casó y tuvo dos hijos, sin embargo, el exnovio pretendía regresar con ella recientemente y ante su negativa intentó chantajearla con la difusión del video sexual.

Al conocer de la existencia del video, el esposo de la víctima entró en una crisis de ansiedad y aunque la propia Verónica acudió ante Recursos Humanos de la empresa para comentar el acoso del que estaba siendo objeto, se negó a denunciarlo.

Iveco se pronuncia por ‘pornovenganza’ contra trabajadora

CNH Industrial es un conglomerado que integra dentro de sí a Iveco, donde trabaja Verónica, mismo que se pronunció sobre el deceso de su trabajadora.

De acuerdo con el Comité de Empresa, en primer lugar envían sus condolencias a la familia y amigos de la fallecida, mientras se ponen “por entero a su disposición”, sin embargo, reconocen sentir indignación por el acontecimiento que no debería haber ocurrido.

Según Iveco, tuvo conocimiento del caso el jueves de la semana pasada y se aplicó el protocolo de atención: ofrecimiento a la empleada de una denuncia, un cambio de puesto o baja, opciones que ella rechazó. Sin embargo, la empresa reconoció que desconocía la difusión masiva del video sexual.

Investigan suicidio pero desconocían existencia de video sexual

La Policía Nacional investiga el hecho como un suicidio tras encontrar a la mujer muerta en Alcalá, aunque desconocían hasta ahora la existencia del video sexual, el problema es que sin una denuncia de hechos, no se puede investigar el delito contra la intimidad.

Los compañeros de Verónica afirman que aunque la víctima intentó pasar del asunto, fue objeto de miradas curiosas y que mucha gente iba al puesto de trabajo a identificar quién era la mujer del video, lo que generó una enorme presión sobre ella.

De acuerdo con el Código Penal, existe una condena de prisión de tres meses a un año, o bien una multa de seis a 12 meses por la difusión sin autorización de imágenes o videos que menoscaben la intimidad personal.

Fuente: SDP Noticias