Compartir

Carlos Gómez / @gomezcarlos79
Miguel Barbosa, candidato de Morena a la gubernatura de Puebla, ya dejó atrás su principal obstáculo para ganar la gubernatura: Alejandro Armenta Mier.
La orden del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de fundar y motivar su designación como candidato a la gubernatura abrió una ligera esperanza al senador, Alejandro Armenta, para ser el candidato a la gubernatura.
Aunque en realidad, no era así.
Nunca fue así.
Sin embargo, el senador de la República intentó vender ese fallo como un logro histórico que revertiría la candidatura de Morena.
Nada más alejado de la realidad.
El Comité Ejecutivo Nacional de Morena respondió en tiempo el requerimiento del TEPJF y el Instituto Nacional Electoral (INE) ratificó la candidatura de Miguel Barbosa a la gubernatura de Puebla.
No hay marchas atrás.
Alejandro Armenta quemó su último cartucho legal y mediático.
Es muy extraño que un político como Alejandro Armenta haya decidido llevar a este extremo su deseo de ser candidato a gobernador.
Ahora su suerte política estará directamente relacionada con Ricardo Monreal porque ya está fuera de la gracia del propio Andrés Manuel López Obrador.
Una vez que Miguel Barbosa superó ya este episodio se dedicará de tiempo completo a fortalecer su campaña para arrasar en las elecciones.
Para Miguel Barbosa era más importante superar a Alejandro Armenta en el TEPJF y el INE que a Enrique Cárdenas y Alberto Jiménez en la campaña.
Ahora la pugna de Miguel Barbosa y Armenta pasará a una etapa menos protagonista.
Armenta ya perdió el último reflector importante que tenía y su lucha cada vez será más solitaria.
** ** **
gomezcarlos79@gmail.com