La batalla interna del morenovallismo tras el 1 de julio

493
Compartir

Jesús Lemus / @chucho_lemus1

Aunque el Partido Acción Nacional y fuerzas aliadas amaran hasta ahora el triunfo en la gubernatura de Puebla, eso no significa que vivan en mundo de caramelo.
¿A qué me refiero?
Hablo de los cientos de operadores políticos del morenovallismo que el 1 de julio perdieron las votaciones para encabezar un cargo público.
Estaban confiados que ganarían las diputaciones locales, federales, senadurías y alcaldías.
Sin embargo, el tsunami de Morena y López Obrador los tiene como desempleados políticos del morenovallismo.
Los operadores políticos iniciaron una batalla interna y ahora pelean por aparecer en cada fotografía con de la gobernadora electa, Martha Erika Alonso Hidalgo.
Piensan que si aparecen en esas fotografías, tendrán amarrado algún cargo en su gobierno como secretario o sub secretario de alguna dependencia estatal.
Si el morenovallismo no hubiera perdido las principales presidencias municipales del estado de Puebla, seguramente estos operadores políticos no estarían en esa pelea interna.
Pero ellos lo saben y entienden que sino hacen bien la barba, digo su chamba política, es un hecho que por los próximos 6 años se quedarán sin empleo.
Me cuentan que uno de esos morenovallistas preocupados, es el diputado local del PAN Mario Rincón González, quien prendió su veladora para ser incluido en el próximo gabinete estatal.
Mario Rincón González resultó un pésimo operador político, pues vendió al morenovallismo espejitos de que sin bronca ganaría cargos públicos en 2015 y este año, sin embargo resultó ser todo lo contrario.
Y así como Mario Rincón González, también hay otros personajes que están sufriendo por no saber si estarán con la venia del señor o se convertirán en ninis de la política.
Hasta aquí mi reporte.
Recuerden escribir a chucholemus58@gmail.com

LA FRASE
“Dictadura: Sistema de gobierno en el que lo que no está prohibido es obligatorio”.
Enrique Jardiel Poncela