Dos mujeres marcharon el Día de las Madres a la FGE por la desaparición de sus hijos

140
Compartir
Odilón Larios Nava / @odylarios

Nada que festejar este 10 de mayo para dos madres que sufren la desaparición de sus hijos. Lucía Linares García y María Luisa Núñez Barojas, buscan desde abril del año pasado a sus vástagos. Este jueves acudieron a la Fiscalía General del Estado (FGE) para exigir a esa dependencia que haga su trabajo y realice la búsqueda y localización de los tres hombres, uno de los cuales era militar en activo y su hermano había causado baja de la milicia siete meses antes, su amigo, el tercer desaparecido, siempre fue civil.
Los hombres relacionados con la milicia son hijos de Lucía, mientras que el civil es hijo de María Luisa. Estas madres señalaron negligencia y falta de voluntad por parte de la Fiscalía pues aseguran que a un año de haber denunciado la desaparición de los tres hombres no han hecho ninguna búsqueda real y de campo.
Puntualizaron que apenas en días recientes la Fiscalía giró los oficios que no había girado en todo el año transcurrido y esto solo debido a la presión que ha ejercido la Organización de las Naciones Unidas (ONU) donde las madres interpusieron una queja ante el Comité de Desapariciones Forzadas.
Los tres hombres desaparecieron el 28 de abril del 2017. Los desaparecidos son los hermanos Vicente y Abraham, ambos de apellidos Basurto Linares, de 26 y 30 años respectivamente. El primero era militar en activo y el segundo había causado baja siete meses antes. Ellos se encontraban con Juan de Dios Núñez Barojas, todos viajaban en la misma camioneta.
En entrevista con este diario María Luisa precisó que el día señalado entabló comunicación con su hijo por última vez alrededor de las nueve de la noche, quien le indicó vía telefónica que estaban en Cuacnopalan, Palmar de Bravo – municipio del cual eran oriundos y vecinos –, le indicó que había un reten y que tomarían por Cañada, a partir de ese momento no volvieron a saber de ellos.
María Luisa afirma que la FGE no buscó a los hombres pese a que les proporcionaron información de la ubicación que arrojaba el iPhone 6 de Juan de Dios, hasta hace algunos días la Fiscalía ni siquiera había subido el reporte de robo de la camioneta en que desaparecieron los jóvenes, aseguró Núñez Barojas.
Ante esa situación este lunes junto con cerca de 40 personas más acudieron a manifestarse ante la Fiscalía para exigir que las autoridades hagan su trabajo y encuentren a sus hijos. Las madres y otros familiares fueron recibidos por un representante de la Fiscalía y este les indicó que harán las investigaciones, pero las mujeres no confían en ellos y por eso exigen que sea la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (FISDAI) la que tome las investigaciones.

EN UN BOLETÍN DE SEPTIEMBRE LA FISCALÍA LOS DIO POR MUERTOS
La Fiscalía en un comunicado oficial emitido a finales de septiembre del 2017 informó que la Marina abatió a dos líderes zetas en un enfrentamiento en Tecamachalco. Los dos abatidos por la Marina fueron Arcenio Cruz Martínez, alias “El Chaparro”, líder regional de Los Zetas en Puebla y Veracruz, lideraba la célula conocida como “La 35 Z” y a su escolta Rosendo Juárez Rodríguez, apodado “El Compadre”, ambos supuestos integrantes de la banda de El Bukanas.
En el boletín informativo la Fiscalía responsabilizó a Rosendo Juárez Rodríguez, alias “El Compadre”, de haber privado de la libertad y después ejecutado a los tres hombres desaparecidos.
A continuación, citamos el párrafo del comunicado: “Rosendo ‘N’ era líder sicario, el 28 de abril del presente año, participó en la privación de la libertad y posterior ejecución de tres personas: un militar, un elemento inactivo de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y un civil; el 26 del mes en curso, ejecutó a dos Policías Municipales de Tlacotepec de Benito Juárez, Puebla”.
Las madres de los desaparecidos, en entrevista después de haber sido recibidos por el representante de la Fiscalía, comentaron que en su momento conocieron esa versión por notas periodísticas, pero que cuando acudieron a preguntar a las autoridades, estas no les dieron información. Oficialmente esto no les ha sido notificado hasta el momento, por lo que lo toman solo como una nota informativa sin sustento, y exigen que los investigadores encuentren a sus seres amados.