Claudia Rivera tampoco podrá contra los ambulantes

945
Compartir

Carlos Gómez / @gomezcarlos79
La agresión y asalto que sufrió el joven Iván Altamirano al intentar auxiliar a una mujer en la calle 10 Poniente y la avenida 5 de Mayo dejó en evidencia que los ambulantes se mezclan con los ladrones y viceversa y operan de manera conjunta.
El gobierno del alcalde en funciones, Luis Banck, no pudo contra estas verdaderas mafias que tienen controlado buena parte del Centro Histórico de Puebla y en donde operan varias células de peligrosos ladrones.
Mujeres, hombres y jóvenes son víctimas de estos ladrones que roban y venden los artículos obtenidos de manera ilícita en las mismas calles del primer cuadro de la ciudad.
Esta es la compleja realidad que heredará la alcaldesa electa, Claudia Rivera Vivanco, a partir del próximo 15 de octubre y justo en el inicio de su administración conocerá la verdadera cara de los ambulantes, los ladrones y los líderes de las mafias del Centro Histórico y zonas aledañas al mismo.
A partir del 15 de octubre será responsabilidad de Claudia Rivera atender de manera inmediata el problema de los ambulantes que ya está desbordado en estos momentos.
¿Qué hará para atender estos problemas?
Sin duda alguna que de nada servirán los llamados a los ambulantes para que se quiten de las calles por las buenas.
Tampoco funcionará si los convoca a foros para encontrar soluciones conjuntas.
El diálogo no es el camino para sacar a las mafias de ladrones y de cientos de ambulantes que han optado por invadir la vía pública, no pagar impuestos y convertir el Centro Histórico en una auténtica cueva de lobos.


A lo largo de las últimas administraciones todas las propuestas y proyectos para eliminar los ambulantes han fracasado.
Luis Paredes propuso remodelar casonas para convertirlas en plazas comerciales y falló.
Blanca Alcalá compró dos elefantes blancos para crear el Mercado de La Merced y de la estación de Ferrocarriles y no pudo.
Luis Banck intentó crear un corredor comercial con días y horarios definidos para los ambulantes y fracasó.
Eduardo Rivera y Enrique Doger aplicaron diversas estrategias como días y espacios definidos para su ubicación y tampoco pudieron.
Al contrario, en los últimos años los ambulantes y los ladrones se han armado y han protagonizado balaceras para defender su permanencia en la vía pública.
La experiencia nos dice que Claudia Rivera tampoco podrá erradicar este grave problema del ambulantaje y la inseguridad en el Centro Histórico de Puebla.
En el mejor de los casos se le puede pedir a la alcaldesa electa que controle un poco a los ambulantes y disminuya los asaltos y agresiones.
Y el primer reto para Claudia Rivera será en las ventas de este fin de año.
Ya veremos en la venta de Navidad y Reyes Magos cómo le va a la futura alcaldesa.
** ** **
gomezcarlos79@gmail.com